asesoria fiscal barcelona
economía

Asesoría fiscal para dejar tu empresa en buenas manos

Cuando no se tiene muy claro qué procedimientos legales se deben seguir ante determinados problemas económicos y/o empresariales que pueden surgir, la mejor opción es optar por contratar los servicios de una asesoria fiscal Barcelona.

 

Hay que tener en cuenta con cuáles son los objetivos establecidos por nuestra empresa, así podremos hacer que nuestra comunicación con la gestoría sea lo más adecuada posible. Hay que implantar una dinámica de reuniones y de diseño de objetivos con los que crear marcos presupuestarios de carácter temporal, para así poder detectar, controlar, y analizar el plan diseñado.

 

Un seguimiento siempre es necesario antes de que se desarrolle la parte económica de nuestra empresa cada trimestre. Aquellas áreas que vayan a depender más de las consultas a la asesoría fiscal, deben medirse en la relación que tienen sobre el conjunto de los valores de la empresa. A entender si de él dependen los suministros, medios técnicos, humanos, de conocimiento y formación, o si sirven para valorar la calidad y fiabilidad del servicio y/o producto al cliente.

 

Externalizar los servicios de contabilidad

Si una empresa opta por contratar una consultoría y gestión para llevar su contabilidad, hay escoger bien quién nos va a dar este servicio. Asegurarse de que contabilizarán, grabarán y supervisarán los documentos contables del cliente en su sistema de gestión de clientes, así como colaborar puntualmente con el personal de las empresas para la actualización de contabilidades atrasadas.

 

Hay que asegurarse que cada semestre se cuadren reuniones para hacer un seguimiento de la actividad. De la misma forma, se deberían presentar Balances y Cuentas de Explotación con la periodicidad deseada, y con el correspondiente servicio de asesoramiento contable, administrativo y financiero.

 

Gestoría asesoría a empresas de nueva creación

Cuando se inicia un negocio hay que tener en cuenta qué vínculos profesionales se va a querer establecer con cada tipo de cliente, y sobre todo qué volumen de cartera se va a ser capaz de asumir.

 

Una buena forma de definir estos parámetros de la empresa es desarrollando un plan de acción y actividad junto con la asesoría, pues podrán ayudarnos mejor que nadie a dirigir este nuevo proyecto con la que experiencia que hayan adquirido trabajando con otras empresas.
Uno de los primeros puntos a los que la nueva empresa tendrá que rendir cuentas al Estado es con su nueva declaración tributaria. El objetivo de las gestorías es que la carga que se les pueda remitir sea lo más cerca del mínimo legalmente exigible. Se contabilizarán, por anticipado, el cálculo de impuestos por pagar y se adoptarán decisiones que permitan reducir su coste fiscal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *