¿Cómo han cambiado los consoladores que conocemos?

A finales de los años 90, las sexshop dejaron de ser antros regentados por hombres con aspecto siniestro en las que sólo se ofrecían productos como películas porno orientadas a hombres y consoladores con aspecto de pene de color carne, con venas y pelo incluido. Sí: es tan terrible como suena.

Esta evolución vino acompañada por el hecho de que el género femenino y la sociedad empezaron a cambiar el concepto que tenían de los vibradores y, en general, del sexo.

Michael Park y Dirk Bauer, estudiantes de ingeniería electrónica en la Universidad de Bremen, estaban en contacto muy de cerca con una sexshop, puesto que la exmujer de Bauer regentaba una, y solía quejarse de lo feos que eran los juguetes eróticos. A ellos se les ocurrió convertirlos en algo más divertido y seguro. Así pues, hicieron un primer diseño de un vibrador con forma de delfín, y de color azul. Pahl asegura que pensaron en las lesbianas, a las que “no les gusta la idea de reproducir la forma de un pene”. Además, el diseño fue todo un éxito que se agotó enseguida en tienda, por lo que vieron que el negocio tenía futuro.

A partir de aquí, aparecieron nuevos modelos, como una especie de gusano que hoy en día es la imagen de la marca Fun Factory, creada precisamente por Pahl y Bauer, e incluso llegaron entonces los vibradores.

Pero no sólo se dedicaron a realizar juguetes de uso femenino, pues también cambiaron las horribles vaginas en …

...
Read More